Astronomía

El mejor momento del año para observar Saturno

Martes, julio 9, 2019

El planeta de los anillos se encontrará en oposición, es decir, en dirección contraria al Sol y en la posición más cercana posible a la Tierra

img_csaez_20170512-135724_imagenes_lv_getty_istock-530185374-kRXD-U463370567250ulC-992x558@LaVanguardia-Web

Saturno describe una órbita alrededor cada 29 años. Por ello, aproximadamente una vez por año la Tierra lo adelanta en su movimiento de traslación, de forma que quedan los tres astros, el Sol, la Tierra y Saturno, casi exactamente alineados. Sucede también con el resto de planetas exteriores. A este momento se le llama oposición, porque queda el planeta opuesto al Sol visto desde la Tierra, y es el mejor momento para su observación.

Al quedar Saturno alineado con la Tierra, se encuentra más cercano y, por lo tanto, más brillante a simple vista y de mayor tamaño si se observa con un telescopio. Además, estas próximas noches veremos como el planeta Saturno aparece por el horizonte justo tras la puesta de Sol, y se esconde al amanecer, de manera que será visible toda la noche.

El próximo martes 9 de julio, el planeta de los anillos estará “sólo” a unos 1350 millones de kilómetros, es decir, unas nueve veces la distancia que existe entre la Tierra y el Sol. A pesar de su aproximación, a simple vista será imposible distinguir ningún detalle más que un punto brillante en el cielo y seguiremos necesitando al menos un pequeño telescopio para contemplar sus impresionantes anillos.

img_csaez_20190708-211339_imagenes_lv_otras_fuentes_saturn_stellarium-kRXD--656x389@LaVanguardia-Web

No hay que pensar que las óptimas condiciones para ver Saturno se darán solamente en la noche de la oposición. Este planeta será bien visible durante todo el verano, e incluso hasta el mes de noviembre lo podremos localizar en el cielo del atardecer.

Durante todo este verano Saturno será visible en la constelación de Sagitario, atravesando la Vía Láctea. La noche de la oposición, el próximo 9 de julio, lo acompañarán en el cielo otros astros brillantes como Júpiter y la Luna, formando una bonita alineación que nos señala la posición de la eclíptica en el cielo.

Los emblemáticos anillos

El elemento más característico de Saturno son sin duda los anillos que le rodean. Esta especie de disco visible alrededor del planeta gaseoso es en realidad una estrecha nube de rocas y polvo. La teoría más aceptada sobre su origen es que se trata del disco de escombros dejados tras la destrucción, por colisiones o por la gravedad de Saturno, de una antigua luna de este planeta. De los más de 60 satélites conocidos alrededor de este planeta, unos 5 o 6 son visibles con telescopios de aficionado avanzados. La mayor de las lunas, Titán, es de gran interés para los astrónomos por tener unas posibles condiciones adecuadas para la aparición de vida. Una pequeña sonda de la misión Cassini (Nasa – Esa) aterrizó en esta luna en 2005 para estudiar su atmósfera y sus océanos de metano.

Júpiter, el otro protagonista del cielo

Desde hace unas semanas, destaca sin duda un punto muy brillante en el cielo justo después de anochecer. Se trata del planeta Júpiter, que pasó por su oposición el pasado 10 de junio,y que al igual que Saturno, será visible durante todo el verano. Este gigante gaseoso es el mayor planeta del sistema solar, con un diámetro unas 11 veces mayor que el de la Tierra. Es por ello que, a pesar de encontrarse a más de 650 millones de kilómetros estas noches, destaca tanto en el cielo nocturno.

Fuente: La Vanguardia