¿Qué estás buscando?

Andrea Mella: Abriéndose paso en el gigante asiático

La directora de la Red ChileChina es una activa miembro de la comunidad de los cerca de 300 chilenos que viven en Beijing. No sólo creó un conocido blog sobre China, sino que también trabajó en la TV local. Actualmente, está realizando su tesis en astroturismo para incentivar esta área en China y para apoyar el desarrollo del turismo en nuestro país.

Andrea Mella, directora de la Red ChileChina, estudió historia en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV). En el último año de su carrera, tomó una decisión que no imaginó que le cambiaría el resto de su vida: optó por ramos sobre Asia Pacífico. Luego se transformó en ayudante del curso y empezó a recibir algunas delegaciones chinas, así que le pareció natural seguir clases de chino-mandarín. “Durante 2007 iba todas las mañana de los sábados a clases y me sirvió para aprender a decir ‘Hola’”, dice Andrea entre risas.

Credito Via Lactea Astrotour

Andrea Mella. Crédito Fotografía: Via Lactea Astrotour.

Durante esa época se enteró de que el Gobierno chino otorgaba becas y decidió  postular. En paralelo, se tituló y comenzó a hacer clases en el Colegio María Auxiliadora. Un día recibió un e-mail donde se le informaba que había ganado la beca. “Juraba que era broma, pero no. Renuncié a mi trabajo y en menos de un mes tuve que sacar todos mis papeles”, recuerda.

Pensaba que iba a regresar a su Valparaíso natal una vez concluidos sus estudios. Sin embargo, no fue así, Andrea lleva más de siete años viviendo en China. En 2009 y luego de 46 horas de viaje, llegó a la Beijing International Studies University, casa de estudios especializada en idiomas y turismo. “Yo leía en inglés, aunque nunca me había lanzado a hablar inglés por la calle. Tenía cero cultura de mundo. Pero con hambre, uno aprende todos los idiomas”, acota con su habitual sonrisa.

Andrea se acostumbró rápidamente a vivir y a estudiar en la universidad. Incluso conoció a un cubano de nombre Alain, con quien después se casó. Al decidir quedarse en China, comenzó a trabajar de profesora de idiomas y de extra en películas y comerciales. Luego ingresó como traductora inglés-español y como correctora de español en la Televisión Central de China (CCTV), que es el canal de TV del estado, que tiene 30 señales, incluyendo un canal en español (que se veía VTR). A poco andar, terminó siendo la conductora de un programa que recorría China para dar a conocer su cocina junto a un chef.

Año nuevo con compañeros del master

Andrea Mella celebrando Año Nuevo con sus
compañeros de Máster.

A eso se dedicó durante cuatro años hasta que decidió volver a estudiar y optó por un máster en historia y cultura de china. Pero se dio cuenta de que debía diferenciarse y tomó otro máster. “Hay muchas relaciones internacionales y diplomacia en China, que es muy interesante, pero al igual que en historia, ya están los profesionales”, reflexiona. Y al igual que cuando tomó el curso sobre Asia Pacífico en la PUCV, Andrea también había tomado una decisión cuando llegó a China que, en ese momento pareció irrelevante: creó el blog EnBeijing.com, “para compartir que China no era tan terrible, que sólo era más grande. Mi blog tenía 15 mil visitas mensuales, a pesar de tratarse de un tema súper específico”, comenta.

Al salir de la CCTV, su blog empezó a profesionalizarse aún más, puesto que contaba con más información dada su experiencia televisiva. Por eso le pareció natural estudiar su segundo máster en turismo, “que conecta cultura con historia, pasado y presente. Si bien suena poético, es muy práctico”, dice sentada en un café en su fugaz paso por Chile.

Actualmente está realizando su tesis en astroturismo, dada la relevancia de la astronomía en Chile y porque también pensó en cursar esa carrera en vez de historia. “Estoy estudiando el modelo en Chile y trato de extrapolarlo y presentarlo en China”, cuenta. De hecho, y dado que trabaja en su investigación en una oficina de planificación turística, ya está asesorando a una municipalidad para implementar productos astroturísticos. “Eso me tiene súper feliz”, exclama.

Y añade que en China es muy valorado ver el cielo por los problemas de contaminación. Por eso, cuando muestra sus fotos de Chile con el cielo de fondo, quedan todos “sorprendidos”.

Andrea y su esposo Alain

Andrea Mella y su esposo Alain.

En octubre pasado Andrea fue invitada a la Semana de la Pyme en Antofagasta, región que se posiciona con fuerza en astroturismo dada las características de sus cielos. Ofreció una charla sobre turismo chino, una industria de proporciones en el gigante asiático. “El turismo asiático es un turismo creciente y con mucha plata. Mi objetivo es colaborar con mi país para que mejoremos los servicios turísticos porque hay algo más que el turista argentino y brasileño. América Latina está en pañales en turismo, con la excepción de Perú y México, en relación al turismo chino”, reflexiona.

La experiencia de Andrea en turismo es aún más vasta. También suele ofrecer tours gratis mensuales por Beijing entre los latinos. “Visitamos cervecerías en barrios tradicionales, compartíamos un sandwich con carne de burro. Les contaba que en Valpo hay carne de equino. Muchos latinos no saben de eso. Entonces era interesante porque íbamos aprendiendo de otras culturas”, cuenta. Claro que cuando le tocó hacer de guía turística de sus propios padres cuando la fueron a visitar a China (es hija única), falló en algo importante: “Mi papá bajó como 20 kilos porque no encontró pan”, comenta entre risas. Pero ya solucionó el inconveniente: compró una panificadora. Pero también Andrea tiene un estrecho contacto con la comunidad chilena. “Somos unos 300 en Beijing, aunque no hay cifra oficial porque es voluntaria la inscripción en el consulado, y siempre nos juntamos los mismos 50”, explica.

Así fue cómo surgió la Red ChileChina, de la cual Andrea actualmente es directora. Esta entidad comenzó en 2015 a realizar los ChileGlobal Seminars. Este año ganaron nuevamente los Fondos Concursables de ChileGlobal, la red de talentos de Imagen de Chile, así que nos esperan varias novedades de la Red. Andrea piensa seguir en China por más tiempo con su marido, que es traductor. Gracias a su buen dominio del idioma, viven en barrios de locales, no de extranjeros. “Hay detalles de la vida en China que me gustan mucho. Yo no cierro la puerta porque nadie entra a la casa. Es genial la seguridad y también puedes hacer amigos por la calle”, concluye.