¿Qué estás buscando?

Biomedicina: La experiencia de chilenos en el extranjero

La plataforma ChileGlobal invita a los investigadores nacionales que estudian o trabajan fuera del país a formar parte de las discusiones en sus distintos grupos temáticos. Uno de los  que  cuenta  con  mayor  número  de  participantes  es  el  de  biomedicina.  Quisimos conocer en qué están esos chilenos.

La biomedicina congrega a todas las disciplinas biológicas y de las ciencias naturales para colocarlas al servicio de las prácticas clínicas. Por ejemplo, para detectar o tratar una enfermedad como el cáncer. De ahí que la biomedicina juegue un papel vital en el desarrollo científico y tecnológico actual. Por cierto, investigadores chilenos  son parte de esta activa comunidad global. Pero, ¿cómo saber quiénes se dedican a esta área?, ¿cómo generar redes de colaboración? Con esos objetivos en mente, Richard Guerrero, estudiante de doctorado en estadística de la U. de Barcelona (España), creó en febrero del año pasado elgrupo temático de investigadores en biomedicina en la plataforma de ChileGlobal, la red de talentos de la Fundación Imagen de Chile.

Richard Guerrero2

Richard Guerrero, creador del grupo temático de investigadores en biomedicina.

Guerrero trabaja en “health care modelling” (modelamiento del cuidado a la salud) en la Universidad de Southampton (Reino Unido) con una de las mentes más entendidas  en esta área, la profesora Sally Brailsford. “Trabajo en la aplicación de ‘investigación operativa’ en la gestión de servicios sanitarios, en otras palabras, técnicas de ingeniería industrial para que los sistemas de salud sean más eficientes. Estoy orientando mi investigación hacia las enfermedades crónicas”, explica este ingeniero civil industrial de la U. de Talca.

Específicamente, Guerrero realiza simulaciones de los procesos de atención de pacientes con cáncer colorectal en el Reino Unido,  estima la demanda de servicios de endoscopías, analiza la capacidad máxima del sistema sanitario, y evalúa el impacto de diferentes estrategias de detección de cáncer en la población y hospitales. Guerrero seguirá investigando en el Reino Unido el máximo tiempo que le permita la Beca Chile. Está seguro de que en Chile podrá continuar trabajando en su investigación. “Tal vez no de manera tan sencilla, ya que en España y el Reino Unido el uso de Investigación Operativa en la gestión sanitaria es totalmente aceptada e incluso promovida desde el gobierno. Pero creo que se trata solo de tiempo”, comenta.

Y como una manera de preparar su camino, desde ya está buscando colaborar durante su estancia en el extranjero con universidades y centros de investigación en Chile. Guerrero observa que nuestro país ya ha dado algunos pasos en su línea de trabajo. Por ejemplo, hace dos años que funciona el Centro Fondap de Estudios Avanzados en Enfermedades Crónicas (ACCDIS, www.accdis.cl), enfocado principalmente en la identificación de los elementos comunes de las principales enfermedades crónicas para generar estrategias de prevención o control del daño. Según Guerrero, este enfoque está alineado con las estrategias del Reino Unido, de la Comunidad Europea y de Estados Unidos.

Fondap de CONICYT ya había fundado otros dos centros, el de Estudios Moleculares de la Célula y de Regulación del Genoma. Dados sus vínculos con la realidad regional, a Guerrero le preocupa la alta centralización de los recursos destinados a la investigación. “Por ejemplo, los tres directores de estos centros son investigadores de la Universidad de Chile, lo que demuestra el gran nivel académico de esta casa de estudios. Pero también pone de manifiesto un gran desafío como país”, puntualiza. También cree que debiera existir una mayor interacción a nivel internacional: “Muchas iniciativas que estamos implementando o que se implementarán en Chile, ya han sido piloteadas durante varias décadas en otros países. Tal vez podamos aprovechar esta experiencia sin la necesidad de esperar 10 o 20 años hasta obtener datos nacionales que permitan evaluar los resultados. Una forma rápida es a través de los becarios de CONICYT en el extranjero”.

Mientras, en Australia, Marcelo Flores aporta a la biomedicina desde las ciencias de la actividad física y el ejercicio. Este kinesiólogo realiza un doctorado en fisiología del ejercicio en la Universidad de Melbourne. Estudia los efectos del entrenamiento físico en la fisiología del tejido adiposo, específicamente investiga cómo se regula la expresión de un transportador de glucosa llamado “GLUT4”. Su importancia radica en que su expresión o inhibición afecta directamente los niveles de azúcar e insulina en la sangre. “Cuando comenzamos a tener una dieta rica en grasas, rápidamente se inhibe la expresión de GLUT4, junto a otras alteraciones metabólicas. Esto deja entrever que este transportador es crucial en controlar y regular el funcionamiento normal del tejido adiposo en su rol de almacenar y liberar sustratos energéticos y en su rol endocrino. Mi laboratorio demostró en humanos que solo cuatro semanas de ejercicio físico normalizan la expresión de este transportador”, explica.

¿Por qué le interesa esta área? Porque la obesidad y la diabetes son dos de las enfermedades crónicas que han tenido un crecimiento explosivo en los últimos 30 años. Para 2025, se proyecta que la mitad de la población mundial tendrá sobrepeso y una o más de las complicaciones asociadas a ésta, como resistencia a la insulina, diabetes o enfermedades cardiovasculares. “Mi compromiso como investigador y como kinesiólogo es aumentar nuestro conocimiento sobre los beneficios de una vida activa para así poder promoverla en la comunidad”, asegura. Y pese a que en Chile su área está “en pañales”, según sus palabras, Flores piensa que cuando retorne al país podrá continuar con su investigación “porque falta tanto por saber y hacer”.Está consciente de que las redes de trabajo son fundamentales para pavimentar su regreso. Por lo pronto, ya sabe que se sumará al equipo docente del magíster de la Escuela de Kinesiología de la Universidad Finis Terrae en Santiago.

En el grupo temático de biomedicina de la plataforma ChileGlobal hay 111 miembros dedicados a las más diversas líneas de investigación, como neurovirología (mecanismos de propagación neuronal del virus herpes HSV-1 en el sistema nervioso), medicina regenerativa (pérdida de hueso alrededor de implantes ortopédicos de cadera y rodilla), inmunología (respuesta a virus que afectan el sistema respiratorio), neurología y neurociencias (efectos celulares, anatómicos y conductuales de genes asociados con la dislexia evolutiva) o bases moleculares del Alzheimer.

Marlies Cortes

Marlies Cortés, estudiante de doctorado en biomedicina en la Universidad de Barcelona.

En el caso de Marlies Cortés, ella decidió estudiar directamente un doctorado en biomedicina en la Universidad de Barcelona. Investiga el sistema inmune innato (ese que actúa inmediatamente contra una infección), y cómo éste actúa frente al cáncer. Específicamente, estudia los macrófagos (“gran comedor”), la primera línea de defensa contra las infecciones.

Cortés está convencida de que pese a la complejidad del tema, la ciencia logrará curar el cáncer y quiere contribuir en ese proceso. Su investigación es básica, pero podría llegar un día a utilizarse “para que los macrófagos ataquen más eficientemente las células cancerígenas y/o tengan una mayor capacidad regenerativa”, asevera esta médico veterinario con un máster en inmunología.