¿Qué estás buscando?

Chiletec y la coopetition, cooperar para competir

Francisco Mardones, presidente de la asociación gremial de la industria del software chileno, explica el impacto del trabajo en red en un sector económico aún poco conocido en el país, pero que está llegando a ligas mayores.

Se trata principalmente de pequeñas y medianas industrias. Emprendimientos que por lo general nacen de compañeros de universidad que, al entrar al mundo profesional, deciden concretar sus proyectos: crean aplicaciones digitales, diseñan sitios webs, instalan servidores en las empresas o –cada vez más- desarrollan software, no sólo para consumo nacional, sino también para mercados extranjeros.

fme 1

Francisco Mardones, presidente de la asociación gremial de la industria del software chileno.

Ciento veinte de ellos están agrupados actualmente como gremio en Chiletec, una asociación orientada a potenciar este sector naciente de la economía, buscando que crezca y escale a nivel internacional. Y una de las claves de su estrategia es la colaboración mutua, el trabajo en red, la sinergia de avanzar juntos abriendo mercados y posicionar a Chile en lo tecnológico.

“Establecer redes de contacto en fundamental” -asegura Francisco Mardones, presidente de Chiletec- “Muchas de nuestras empresas hoy en día prosperan gracias a las redes que han sido capaces de desarrollar”.

El desafío del organismo ha sido aumentar esa colaboración, especialmente abriendo el panorama de negocios hacia el extranjero. “Siendo o habiendo sido Chile el único mercado para las empresas, la colaboración se dificulta porque quien podría ser tu socio, también podría ser tu competidor. Chile es un mercado muy pequeño”, explica el directivo.

En cambio, cuando el mercado es Estados Unidos o Latinoamérica, la colaboración es prácticamente obligatoria: “En tecnología es muy difícil que una empresa conozca todo. Generalmente, tienen que establecerse alianzas: si una empresa hace un software de gestión empresarial y necesita implementar una solución de firma electrónica, es mucho mejor tener un socio que estar desarrollando todo desde cero. Tener muchas empresas en Chile haciendo lo mismo, no da. Es mucho más eficiente tener aliados”, comenta.

Entonces Mardones explica el concepto de los “gringos” coopetition, que “es entre cooperar y competir. Y en realidad eso es lo que se da en la industria del software. Es diferente si me dedico a la minería, donde los yacimientos son limitados y hay condiciones naturales que pueden impedir compartir información. Hay una torta para repartirse, una estrategia más distributiva. En cambio, acá se debe tener una estrategia más de creación de nuevo valor conjunto para luego distribuirlo”.

CCC-Galvanize-034

“Establecer redes de contacto en fundamental”, asegura Francisco Mardones.

En esa perspectiva, el presidente de Chiletec asegura que el apoyo de redes como la Red de Talentos de Imagen de Chile, ChileGlobal –de la cual es socio- es esencial: “Para nosotros es fundamental que ChileGlobal funcione bien. Por ejemplo, es bueno que la red tenga empresarios y estudiantes de doctorado, porque esto es un camino de dos vías. Uno puede necesitar de alguien que venga a trabajar en algo o desarrollar algo en conjunto en otro país, o tal vez encontrar nuevos mercados y establecer negocios conjuntos”.

Explica que esto se ve favorecido por una característica cultural de los chilenos y que no sabe si  existe en otros países: “Todos los que están afuera quieren hacer cosas con Chile. Ninguno se olvida o pierde el interés. A todos los chilenos que he conocido afuera les interesa y tienen un cierto cariño para poder hacer cosas con otros chilenos”.

Desafíos futuros

Para las empresas y profesionales del área tecnológica, la gran aspiración es posicionar a Chile como un lugar donde se hace tecnología y no sólo donde se viene a pasear o hacer negocios. Afirma que para eso debe mostrarse más que en nuestro país existen fabricantes “súper conocidos” de software para diseñar microchips. “Es real, eso existe acá en Chile”, enfatiza Mardones.

“Si posicionamos a Chile como el lugar de Latinoamérica para hacer negocios en tecnología, vamos a tener muy buenos resultados en el corto plazo porque estos negocios son rápidos. Desde que no hay nada, hasta que una empresa tiene 10 ó 15 personas haciendo un software bastante sofisticado, pasa un año. Entonces nosotros podríamos generar un impacto directo de manera muy rápida”, concluye.