¿Qué estás buscando?

Educación pública para la construcción de sociedad

La segunda parte del taller “La Educación como Derecho Social”, organizado por EchFrancia, estuvo marcada por la conversación sobre el sentido de una educación pública, basándose en el libro “Derechos Sociales y Educación, un Nuevo Paradigma de lo Público”, de Fernando Atria. En la ocasión, la doctora Teresa Longo encabezó el diálogo, enfatizando importancia de una educación enfocada en las culturas compartidas para el desarrollo común de una sociedad.

Luego de dos seminarios en 2014 y un primer encuentro realizado a fines de marzo, en el que quedaron abiertos algunos temas teóricos, el lunes 1 de junio el equipo de la Red de Investigadores y Estudiantes Chilenos en Francia, EchFrancia, llevó a cabo el segundo taller de conversación en torno a la Educación, esta vez usando como base el sexto capítulo del libro Derechos Sociales y Educación, un Nuevo Paradigma de lo Público (2014), de Fernando Atria, doctor en Derecho de la Universidad de Edimburgo y licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile. Como detalló Natalia Pino, coordinadora del área de investigación en educación de EchFrancia, “fue un diálogo en base a una tesis de autor, con referencias a autores o investigaciones en cada intervención de los estudiantes.

2

El lunes 1 de junio, la Red de Investigadores y Estudiantes Chilenos en Francia, EchFrancia, llevó a cabo el segundo taller de conversación en torno a la Educación.

Al igual que la primera parte del taller, esta sección contó con el apoyo de la red de talentos de la Fundación Imagen de Chile, ChileGlobal. La encargada de guiar la instancia fue la investigadora italiana radicada en Francia, Teresa Longo, doctora en Ciencias de la Educación y experta en educaciones comparadas, que en esta oportunidad estuvo acompañada por Diana Saavedra, estudiante chilena de Máster en Didáctica de la Historia en la Universidad de París VII Denis Diderot. En el encuentro, que se realizó en la Universidad París Descartes, participaron cerca de 12 personas, quienes contrastaron visiones acerca de la naturaleza de un bien público, con el objetivo de posicionar el debate de nuevos modelos de educación basado en los derechos sociales.

Natalia Pino, quien además es doctorante en Educación en la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales de la Universidad Paris Descartes, destacó entre las conclusiones de esta actividad que la visión de la rentabilidad privada de la educación está tan enraizada en la sociedad chilena que parece difícil cambiarla según el prisma sociológico, filosófico, legal y económico con los cuales se analizó el tema. La conversación se enfocó también en el sentido de lo público, como algo que no es espontáneo, sino que se construye.

En ese contexto, Pino afirmó que, “los participantes valoraron estas instancias de reflexión sobre el tema, sobre todo poder hacerlo acá en Francia, donde existe una fuerte tradición republicana y del derecho social. La Doctora Longo, por su parte, explicó que el libro de Atria permitió una discusión sobre el sentido político, histórico y jurídico de la educación pública, “problema que es hoy también importante en Europa”.

3

El encuentro se realizó en la Universidad París Descartes y participaron cerca de 12 personas.

Comentó además que la educación como derecho no es una idea nueva, sino que existe desde el siglo pasado, No fue fácil, porque en las luchas sociales para el derecho de todos a la educación/instrucción gratuita y obligatoria estaba la idea de romper las distinciones sociales (…) En Chile esto fue un problema muy fuerte porque las familias ricas siempre pedían una educación en espacios distintos, agregando que a la idea de derecho a la educación, el neoliberalismo opone la noción de educación como bien que circula en el libre mercado.

Teresa Longo enfatizó que el programa internacional Educación Para Todos de la Unesco (http://www.unesco.org/new/es/our-priorities/education-for-all) evidencia la importancia del derecho a la educación, en el marco de lo cual también los economistas reconocen que el conocimiento y la educación son importantes recursos para el desarrollo (Joseph Stiglitz) y para la democracia (Amartya Sen).

Longo concluye que, “en la política y en el Derecho, hablar de derecho social a la educación significa reconocer una parte importante de nuestra historia, que la cultura y la ciencia son un patrimonio común que se transmite de generación en generación, también por la escuela. Una generación de futuros ciudadanos no puede formarse en lugares separados, crecer, instruirse sin conocer a los otros. El derecho social a la educación implica el reconocimiento de una infancia y una cultura compartidas, públicas.