¿Qué estás buscando?

Fernando Mardones: “Falta claridad en cuanto a qué investigaciones la industria requiere”

Desde hace dos décadas, Chile es el segundo productor mundial de salmón. Una industria que acorde a su importancia y crecimiento, requiere de continuos avances en Investigación y Desarrollo. Un aspecto que, a juicio del veterinario y doctor en Epidemiología Veterinaria de UC Davis (Estados Unidos), Fernando Mardones, está aún en ciernes. Conversamos con él para conocer más sobre su visión en torno a esta industria, sus avances y el trabajo en redes.

Este año comenzó con un duro golpe a la industria del salmón en Chile. A mediados de marzo, cerca de 36 mil toneladas de estos peces habían muerto en la Décima Región. La causa fue una microalga tóxica llamada rafidoficea Chattonella sp. , que puso en jaque a 37 criaderos, un 13,5% de los 415 centros activos en el país. “Esto tiene que ver con un fenómeno climático (la Corriente del Niño), que es impredecible, pero deja al descubierto muchas cosas también (…) ¿Cómo no hay una forma de predecir estos eventos?”, comenta el médico veterinario Fernando Mardones, Master en Medicina Preventiva Veterinaria y doctor en Epidemiología Veterinaria en la Universidad de California en Davis (UC Davis).

Con varios años de experiencia en la industria salmonera, el doctor Mardones se ha enfocado en investigar sus aspectos epidemiológicos, por ejemplo el virus de la anemia infecciosa del salmón (ISAv) que afectó el rubro hace unos años.  “Hoy nuevamente nos enfrentamos a un escenario donde reaccionamos a estos eventos y no somos capaces de ser proactivos”, afirma el actual profesor e investigador de la Universidad Andrés Bello.

La exportación de salmón comenzó con fuerza en nuestro país en la década de los ’80, y ha crecido hasta posicionarse en el segundo lugar del mundo, luego de Noruega. Sin embargo, crisis como la del virus ISA y la que se enfrenta actualmente, dejan en claro que hay un largo camino por mejorar. “Hoy han quedado en evidencia las debilidades de esta industria, y por eso mismo se requiere más gente especializada que trabaje en ella”, asegura el doctor Mardones y refuerza la idea diciendo que, pese a que se trata del tercer producto de importación del país, que está ubicado en regiones donde es prácticamente la principal fuente laboral (“o sea hay un componente social muy importante”), y es la segunda industria a nivel mundial, hay una deficiencia marcada de profesionales que trabajen en esta área.

Cabe destacar que Fernando Mardones es presidente de la International Society for Aquatic Animal Epidemiology (ISAAEpi) y miembro del comité científico y organizador de la International Society of Veterinary Epidemiology and Economics (ISVEE). Además es editor asociado de la revista Veterinary Epidemiology de Frontiers in Veterinary Sciences.

Desde esa plataforma de trabajo actualmente desarrolla, entre otros, un proyecto Fondecyt orientado al control de la infección causada por Piscirickettsia salmonis, también conocida como SRS, una bacteria que ataca fuertemente la salmonicultura en Chile. Tanto, que es la responsable del alto uso de antibióticos en los peces. “Una de las causas importantes de por qué nuestro país ha perdido mercados importantes como Estados Unidos y la Unión Europea”, comenta el doctor Mardones. “Ahora que voy en mi segundo año del proyecto, lo que viene es ayudar a los veterinarios a evaluar diferentes alternativas para su control. De una manera más oportuna y eficiente, que ayude a minimizar el uso de antibióticos y promover una industria sustentable”, describe.

Si bien se ha avanzado en investigación dentro del rubro en Chile, principalmente en términos de publicaciones e internacionalización, el especialista considera que  estas iniciativas están dispersas: “Todos los grupos hacen sus investigaciones en diferentes puntos, pero no son capaces de conversar entre ellas o de ser integradas, para que la industria tome decisiones al respecto. Es como cuando construyes una casa y partes con un techado lindo, sin embargo los cimientos son débiles. Eso sucede hoy día, falta claridad en cuanto a qué investigaciones la industria requiere, principalmente herramientas, ciencia aplicada para poder tomar decisiones”.

Pensar en redes

Siguiendo esa línea, Fernando Mardones se declara defensor del trabajo en redes. De hecho, es miembro de la Red de Talentos de Imagen de Chile, ChileGlobal, desde sus inicios, además de uno de los fundadores de la Asociación de Estudiantes Chilenos en UC Davis. “La idea original es esto del intercambio, cómo los chilenos que tenemos una especialización podemos potenciarnos para trabajar en forma colaborativa e incluso multidisciplinaria”, asegura.

Un sistema de trabajo que reforzó durante su paso por UC Davis, en Estados Unidos,  y que al regresar a Chile como parte del área de investigación de la Universidad Andrés Bello, quiso implementar: “He intentado trabajar de forma muy colaborativa, muy multidisciplinaria. Creo que ese es un poco el llamado, el que está estudiando en el extranjero tiene que volver, pero con una visión de trabajo como es allá, en equipo, de forma transversal”.

Esta visión también lo llevó a lograr una reinserción exitosa. Él considera que en parte se debe a que su área, la epidemiología, tiene muchos campos de acción. Pero también a la capacidad de armar un buen equipo, tener mucho entusiasmo y buscar oportunidades de investigación.  “Si uno llega y va a trabajar solo, es muy probable que tengas frustraciones. Creo que la clave está en formar un buen equipo de trabajo”, señala.

Por otro lado, explica, la academia y el mundo privado se basan mucho en confianzas, por lo que un científico tiene que ser capaz de entregar esa capacidad en su trabajo. “Claramente tiene que ver con emprendimiento, ser innovador y estar adelante”, complementa y agrega que un ejemplo de esto es el sistema que armaron como equipo de investigación en la universidad: una Carta Gantt con todas las fechas y oportunidades de financiamiento en Corfo, Fondecyt, Conicyt, Ministerios, fondos locales, entre otros. Además, contrataron a una persona para que los apoyara en la preparación de los documentos y formularios para postular.

Un sistema que les ha funcionado tan bien, que fueron el único proyecto latinoamericano en ganar el financiamiento de la OCDE para desarrollar una conferencia enfocada a la seguridad en los alimentos.

“Chile hoy día está enfocado a ser una potencia en ese sentido, tenemos vino, salmón, frutas, verduras. Entonces pensamos ¿qué está haciendo el productor nacional al respecto? ¿Cómo garantizar que lo que exporte esté libre de enfermedades o contaminantes? Y no solo queremos ayudar a nuestros productores, sino que queremos colocar a Chile como un punto de referencia en el área”, especifica el doctor Mardones.