Izak Mora, artista visual: “Me encanta esa libertad fuera de cualquier marco teórico”

El chileno Izak Mora, conocido también por su seudónimo Izak One, ha experimentado una vida de cambios intensos, los que se reflejan en su obra. De Antofagasta a Estonia. Del trabajo en muros a los lienzos. De la arquitectura al arte. Cambios que lo han llevado a protagonizar importantes polémicas y a montar una exitosa exposición en el país báltico. ¿Qué lo motiva?

20180123_002159 (1)

Izak Mora.

Me di cuenta a muy temprana edad que lo mío era el arte, de hecho, fue en el jardín infantil, cuando veía que mis dibujos eran distintos a los del resto. Desde entonces cultivé mi aptitud con el dibujo y la pintura, hasta el día de hoy”, afirma Izak Mora, oriundo de Antofagasta, arquitecto, artista visual, graffitero y actualmente residente en Estonia, a más de 13 mil kilómetros de Chile. De hecho, fue ese viaje que hizo en 2013, por amor a su actual esposa, el que lo llevó a explotar al 100% su capacidad artística, destaca.

“Siempre tuve la intención de mostrar mi arte en otras latitudes”, comenta. De hecho, recuerda que se autofinanció viajes a varias ciudades de Chile, y también a Perú, Argentina y Brasil. “Mi plan era terminar mi carrera e ir a Alemania, pero en el camino me enamoré de mi actual esposa, que es de Estonia, entonces cambié un poco mis planes, pero mantuve mi motivación de mostrar y seguir cultivando mi arte en distintas ciudades y países”, menciona.

Por otro lado, considera que como artista hay un detalle que lo define: que no precisa de la academia. Esto porque sus inicios fueron en el graffiti / street art, a pesar de lo cual ha expuesto en museos y galerías. “Me encanta esta libertad fuera de cualquier marco teórico, siento que todavía me cuesta digerir esos textos antojadizos y todo el aparataje conceptual propio del arte contemporáneo”, afirma Izak Mora y agrega que ha podido ver que muchos artistas se enfocan más en palabras para explicar su obra, que en su obra en sí misma.

Durante su carrera ha tenido varios hitos significativos, como una pintura en directo sobre un muro del Museo de Arte Contemporáneo de Valdivia, en 2007, en una exposición con el colectivo “Se Vende”, curado por Pedro Celedón. También hubo polémicas, como “El dulce derecho a mutilar”, un mural en Antofagasta que marcó un intenso debate respecto al arte en el espacio público, debido a su contenido. Un proyecto además, del que nació una exposición curada por Dagmara Wyskiel.

IMG_1969

Mural de Izak Mora.

Ya en Estonia tuvo lugar otro punto clave en la carrera de Izak Mora. A principios de 2018 inauguró en Tallin, capital de Estonia, una exposición individual centrada en el centenario de la República de Estonia, financiada por la Embajada de Chile en Finlandia. Una muestra compuesta por 10 cuadros titulada “Musada”, inspirados en el centenario del nacimiento de la República de Estonia, que recorren la historia del país desde la Segunda Guerra Mundial. Una secuencia que le tomó solo dos meses en total.

Una exposición que no solo marca una presencia dentro del país báltico sino también un cambio de formato de trabajo: pasar del muro a la tela. “Personalmente siento que estoy expuesto a energías diferentes, el muro por su envergadura requiere de un mayor esfuerzo físico, pero no solo eso, también tienes la opción de dialogar con el transeúnte, existe una sinergia que de algún modo va enriqueciendo mis piezas. Lo de los lienzos es algo más íntimo, existe la opción de trabajar con diversos materiales e incorporar otras técnicas, entre otras cosas”, señala.

Otra diferencia, añade, está en los tiempos de ejecución. Mientras que la calle es más dinámica, comenta, el estudio es más pausado. “Respecto a las temáticas el formato del lienzo aguanta un poco más, ya que en la calle no se puede ser demasiado explícito y/o transgresor porque tu trabajo se ve arriesgado a la censura siempre latente en el espacio público”, agrega.

Recuerdos de Chile

Si bien lo separan miles de kilómetros de distancia y un océano, Izak Mora señala que siempre lleva a Latinoamérica en el corazón. Y en su forma de trabajar, de hecho, un rasgo que conserva es la capacidad de desarrollar sus piezas existiendo escasez de recursos, haciendo uso de la astucia. “Por ejemplo si estás pintando en la calle en algún lugar abandonado y no andas trayendo contigo escalera, eso de ir por algún viejo pedazo de mueble algún cajón e instalarlo de tal manera que puedes suplir el inconveniente es algo bien “maestro chasquilla” propio de nuestra cultura. Ese rasgo tiene que ver más con el proceso de mis piezas”, comenta.

Captura

The Country’s Pride.

Desde la distancia también ha podido comparar los escenarios, mencionando principalmente la cantidad de espacios expositivos de carácter público y de libre acceso, abundantes en Estonia. Además, afirma que cuentan con un fondo de apoyo a proyectos artísticos que es menor burocrático que el que hay en Chile: “Si el proyecto es novedoso y bueno, lo aprueban y en menos de un mes tienes el dinero para realizarlo”.

Eso sí, destaca, en Chile hay una mayor diversidad (Estonia solo tiene un poco más de un millón de habitantes), aunque se ve dañada por lo que considera un funcionamiento más cercano a los clanes cerrados y la proliferación del “pituteo”. “Si en Chile se deja de lado esta mala praxis podría ser mucho mejor la escena nacional”, afirma.

¿Consejos a artistas incipientes? Específicamente a quienes quieran expandir sus fronteras, Izak Mora destaca la importancia de tener un buen portafolio para mostrar, que dé cuenta de la trayectoria. “Creo que esto podría ayudar a entrar en circuitos más internacionales, también me parece importante el networking, tener cierta visibilidad en el internet funciona en este mundo conectado digitalmente”, asegura y suma también la posibilidad de contar con un productor o manager.

Aunque al final, la clave de todo, especifica, es trabajar duro todos los días. Especialmente para exponer en Europa, donde el mercado del arte es sumamente competitivo, refuerza y concluye: “Como en invierno cuando no puedo pintar en muros exteriores, me dedico a realizar otros proyectos de interiores y utilizando otras técnicas, pero debes tener una constancia que te permita moverte durante el año completo, esto permite tener visibilidad como artista. La idea es que este siempre tu nombre sonando”.

Compartir:

Comentar: