¿Qué estás buscando?

Lovell “Tu” Jarvis, un ejemplo del intercambio entre Chile y California

Presidente del Consejo Chile-California y director del Programa de Colaboración UC Davis- Chile, este economista estadounidense se ha encargado de fortalecer a tal punto la relación entre nuestro país y uno de los estados más ricos y populosos de EE.UU., que lleva 35 años casado con una chilena.

La relación entre Chile y la Universidad de California (Estados Unidos) comenzó casi al mismo tiempo que la de Lovell “Tu” Jarvis, actual presidente del Consejo Chile-California, con nuestro país: hace casi 50 años. En ese entonces, “Tu” estaba finalizando su doctorado en economía en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, Estados Unidos). En su camino hacia Argentina, pasó por Chile.

Lovell Tu Jarvis2

Lovell “Tu” Jarvis es Presidente del Consejo Chile-California.

Poco antes, nuestro país había firmado el “Convenio Chile-California”, que promovía la cooperación técnica y la realización estudios de postgrado en la Universidad de California (UC), especialmente en agronomía. Esto, porque la CORFO (Corporación de Fomento de la Producción) había determinado un gran potencial frutícola para Chile. Entre los 10 campus de la UC, el más influyente en esa área era el de Davis.

Justamente, la Asociación de Estudiantes Chilenos en UC Davis organizó en octubre pasado la primera Conferencia Chile-UC Davis para celebrar los “50 años de cooperación e intercambio académico y científico”. Esta casa de estudios alberga una de las comunidades de estudiantes chilenos más numerosa en el extranjero: alrededor de 50 compatriotas estudian un postgrado o cursan un posdoctorado. Jarvis, también director del Programa de Colaboración UC Davis- Chile, fue uno de los key speakers en esta conferencia que contó con el apoyo de ChileGlobal.

California y la zona central chilena tienen en común un clima mediterráneo, con veranos secos y calurosos. Por lo mismo, ambos abastecen al resto de sus respectivos países de fruta y también de vegetales. Los llamados “UC Davis Boys” –chilenos que estudiaron su posgrado en esa casa de estudios gracias al convenio durante los ‘60s y ‘70s- jugaron un papel relevante en la transformación de la economía agraria en Chile, especialmente en el boom frutícola. Si en 1965 Chile dedicaba 65 mil hectáreas a árboles frutales, en 1990 esta cifra se triplicaba.

Lovell Tu Jarvis3

Lovell “Tu” Jarvis, Director del Programa de Colaboración. UC Davis- Chile.

“Hubo un gran esfuerzo por desarrollar capital humano para el sector. La mayor parte ya había regresado a Chile en 1975 para el boom mundial del precio de la fruta y cuando se realizaron las reformas económicas. En todo caso, las bases del crecimiento del sector comenzaron en 1962 con Alessandri y luego con Frei. Chile exportó fruta incluso con todo el caos de 1972-73. Entonces cuando se abrió el mercado en 1975, el sector frutícola, aunque pequeño, tenía cierta preparación. Ahí vino un boom impresionante”, comenta en un perfecto español el profesor de la Facultad de Agricultura y Recursos Económicos de UC Davis.

Tras constantes viajes a Chile, -incluyendo trabajar en nuestro país entre 1972 y 1973 como asesor en Programas Económicas para el Cono Sur de la Fundación Ford-, Jarvis encontró la perfecta ‘excusa’ para seguir conectado a nuestro país: en 1977 conoció a su segunda esposa, una chilena, con la cual tiene tres hijos (que se suman a su hija de su primer matrimonio). “Pasé la mayor parte de los años 1978 y 79 trabajando en Chile y al final de ese año, nos casamos. Entonces tengo una historia muy larga con Chile, de trabajo, de conocer a muchos economistas… y también personal”, dice.

Lovell Tu Jarvis4

Jarvis trabajó en Chile entre 1972 y 1973 como asesor en Programas Económicas para el Cono Sur de la Fundación Ford.

El relato de Jarvis está salpicado de anécdotas que aderezan la historia de la relación entre Chile y uno de los estados más ricos y populosos de Estados Unidos. “Durante la fiebre del oro (a mediados del siglo XIX), muchos chilenos llegaron en barco desde Valparaíso a buscar fortuna en California. Incluso cuando San Francisco tenía 35 mil habitantes, 9 mil eran chilenos”, cuenta.

Obviamente, esta época dorada tuvo un fin. Y también la que vino posteriormente al convenio: debido a los buenos salarios de los agrónomos en el sector privado, pocos estaban interesados en hacer postgrados para trabajar en la academia o en instituciones de investigación. Además, los chilenos tenían pocas opciones para conseguir becas para estudiar en el extranjero (un año en UC Davis cuesta actualmente más de $20 millones). Todo esto llevó para que entre 1980 y 2000, la cantidad de chilenos formándose en UC Davis bajara marcadamente.

Hasta que en 2008 comenzó a funcionar Becas Chile, un programa que entrega recursos a chilenos para realizar estudios de postgrado en el extranjero. “Pienso que dado a que las características generales de Chile y California en el sector agrícola son tan parecidas, es un lugar excelente para los estudiantes chilenos que quieren aprender nuevas tecnología y ciencias, pero también es muy interesante para nuestros profesores y estudiantes hacer estudios, saber de Chile”, opina Jarvis.

Lovell Tu Jarvis5

Jarvis ha sido el encargado de fortalecer la relación entre Chile y la Universidad de California.

Ese mismo 2008, la Presidenta Michelle Bachelet y el entonces Gobernador del Estado de California, Arnold Schwarzenegger, firmaron el “Plan Chile-California: Una asociación para el siglo XXI”. El objetivo de este nuevo convenio es desarrollar oportunidades de negocio, ampliar la formación e investigación en educación y realizar proyectos de investigación y desarrollo en áreas estratégicas para ambos territorios, incluyendo, obviamente, el sector agronómico, como vino y recursos hídricos (la comunidad de ChileGlobal concertó una alianza estratégica con este plan).

“Entonces comencé a buscar cómo aumentar la actividad UC Davis con Chile porque teníamos muy poco para 2008”, cuenta Jarvis. Decidieron contratar al chileno Jorge Rojas, quien cursó un máster en leyes en UC Davis y un doctorado en UC Berkeley, para realizar diversas iniciativas conjuntas, principalmente, reclutar estudiantes chilenos. Así surgió el Programa de Colaboración UC Davis- Chile, del cual Jarvis es director. “La labor de Jorge ha sido fundamental en ayudarnos a desarrollar un creciente número de relaciones con universidades chilenas”, acota.

Luego, en septiembre de 2010, el entonces Presidente Sebastián Piñera creó el Consejo Chile-California, una alianza público-privada de líderes empresariales, académicos y gubernamentales tanto de California como de Chile. Jarvis asumió la presidencia de esta entidad en agosto del año pasado.

“En 2012 teníamos casi 70 chilenos en Davis, entonces le propuse a los estudiantes que debían formar una asociación. Y lo hicieron. Hablando con Cristóbal Barros, entonces director ejecutivo del consejo, decidimos que era bueno tener una conferencia organizada por las asociaciones de estudiantes chilenos en el norte de California: UC Davis, UC Berkeley y U. de Stanford”, recuerda. Así fue como ese mismo año surgió la Conferencia Chile-California o simplemente C3, que el pasado 31 de octubre y 1° de noviembre celebró su tercera conferencia.

grupal

La relación entre Chile y la Universidad de California comenzó hace casi 50 años.

Este nuevo impulso de buenas relaciones entre Chile y California, y específicamente con Davis, contará con un nuevo hito a principios del próximo año. Entonces comenzará a funcionar en nuestro país el Centro Internacional de Innovación en Ciencias de la Vida (UC-LINC), liderado por UC Davis y en el cual participan universidades chilenas, como la de Tarapacá, Andrés Bello y de Talca.

Este centro surge gracias al apoyo de la Corfo y su Programa de Atracción de Centros Internacionales de Investigación y Desarrollo para la Competitividad 2.0.

“UC-LINC es una nueva etapa en las relaciones Chile-UC Davis. Ojalá nos permita interacciones aún más intensas. Becas Chile también ha sido enormemente importante, así como el hecho de esta relación histórica y el interés mutuo”, concluye Jarvis.