¿Qué estás buscando?

Manfred Max-Neef: “El desarrollo verdadero y posible es el que ocurre a escala humana”

Una de las perspectivas en torno a sustentabilidad que se abordó en Encuentros ChileGlobal 2015, iniciativa que contó nuevamente con el apoyo de Imagen de Chile, fue la del chileno y premio Nobel Alternativo de Economía, doctor Manfred Max-Neef. Convencido que no es posible ni siquiera plantear este término sin revisar el actual modelo económico, hace un llamado a la coherencia personal y a la valentía a la hora de plantear cambios y generar proyectos.

El pasado miércoles 8 de julio, el destacado economista chileno y Doctor honoris causa de siete Universidades, Manfred Max-Neef, fue el encargado de abrir Encuentros ChileGlobal 2015 en Rotterdam, encabezando la sesión plenaria enfocada a dar una mirada al Chile de hoy, en términos de sustentabilidad. Una palabra que de tanto repetirse, considera que ha perdido el sentido: “Hace años atrás todo era ecológico, ahora se puso de moda la sustentabilidad, y está pasando poco a poco para dar paso a la transparencia. Entonces pasamos de un tema a otro, pero en el fondo no se llega nunca a la profundidad de la temática”, afirma.

A su juicio, más que discutir en torno a un término, lo importante es preguntarse si estamos viviendo realmente en el tipo de mundo que queremos vivir. Asegura que la respuesta, evidentemente, es no, “porque la situación es catastrófica. Particularmente por el dominio de una visión económica que no tiene nada que ver con el mundo real, que hace mucho daño. Y todo lo que destruimos, más allá de su capacidad de reconstrucción, es un acto de suicidio”.

max1

Doctor Manfred Max-Neef premio Nobel Alternativo de Economía.

Esta visión comenzó a gestarse en 1957 (o quizás antes), cuando Manfred Max-Neef, nacido en Valparaíso en 1932 y descendiente de alemanes, decidió darle la espalda a la industria –donde había hecho carrera y ocupaba un importante puesto-  y comenzó a estudiar los problemas de los países en desarrollo. Esto lo llevó a trabajar para organizaciones de la ONU y como académico en Berkeley, California en 1961, donde vivió los inicios de la “Revolución de las Flores”. Este camino docente e intelectual, le valió en 1983 el Nobel Alternativo (the Right Livelihood Award), siendo luego destacado por el Club de Roma, la Academia Leopold Kohr, en Salzburgo y la E.F. Schumacher Society, en Inglaterra y la Academia de Ciencias Europea. Incluso fue candidato independiente a la Presidencia de Chile en 1993. Hoy, como ex rector de la Universidad Austral de Chile en Valdivia y actual director del Instituto de Economía de dicha Casa de Estudios, declara estar satisfecho con el camino realizado hasta ahora, porque “tú no tienes que hacer lo que más te conviene, tienes que hacer lo que tienes que hacer, punto, y ahí va la diferencia”.

Hoy en día, Max-Neef afirma que los problemas generados por el modelo neoliberal se ven claros y en cualquier dirección, por lo que hablar de sustentabilidad sin revisar este panorama carece de sentido: “Lo que hay que hacer es cambiar mentalmente el modelo. He dicho muchas veces que este tipo de economía mata más gente en el mundo que todos los ejércitos juntos (…) es espantoso el grado en el que ha aumentado la brecha de la desigualdad”.

¿Y cuáles son las salidas frente a esto? La clave estaría en lo que Max-Neef llama Economía a Escala Humana: “Todo el mundo está obsesionado con el crecimiento, no existe nada más importante en el mundo que el Producto Interno Bruto (PIB), y eso es una soberana estupidez. Crecimiento y desarrollo son dos cosas diametralmente distintas”. Mientras el crecimiento es una medición cuantitativa de magnitudes, argumenta, el desarrollo es la liberación de potenciales creativos y no tiene un elemento específico para medirlo, pero sí es un proceso que se genera desde abajo hacia arriba, porque desde su perspectiva “el desarrollo verdadero y posible es el que ocurre a escala humana”.

Se trataría entonces de un tipo de sistema que refuerce, por ejemplo, las economías locales y regionales, de manera micro, no macro, puesto que “el gigantismo deshumaniza, y todo este crecimiento está orientado nada más que en términos macro,  los seres humanos no están, la naturaleza tiene valor cero, está ahí sólo para explotarla y no para colaborar con ella”.

Max-Neef puntualiza que esta nueva –y necesaria- economía, debe sustentarse en cinco postulados y un principio valórico intransable:

  1. La economía está para servir a las personas y no las personas para servir a la economía.
  2. El desarrollo tiene que ver con personas y con la vida y no con objetos.
  3. Crecimiento no es lo mismo que desarrollo y el desarrollo no precisa necesariamente de crecimiento.
  4. Ninguna economía es posible al margen de los servicios que prestan los ecosistemas de la naturaleza.
  5. La economía es un sub sistema de un sistema mayor finito que es la biosfera, en consecuencia el crecimiento permanente es imposible.
  6. El principio valórico en el que habría que sustentar una nueva economía, es que ningún interés económico, bajo ninguna circunstancia, puede ni debe estar por sobre la reverencia por la vida.
max 3

Manfred Max-Neef fue el encargado de abrir Encuentros ChileGlobal 2015 en Rotterdam.

Frente a esto, iniciativas como Encuentros ChileGlobal 2015 y el trabajo de las diversas redes de chilenos que estudian en el extranjero, le parecen “un aporte excelente, siempre y cuando no caigan en la misma jaula y ayude a generar un verdadero cambio”.  

En ese sentido, el economista hace un llamado a que las conclusiones a las que se lleguen en seminarios y conferencias, no se queden en el papel, sino que se conviertan en comportamientos, acciones y proyectos concretos: “Todos se quejan porque no hay recursos para un proyecto, pero hay temas que no necesitan plata. Es demostrar que quieres comportarte de otra manera y hacerlo, ser coherente consigo mismo (…) Nadie es tan débil ni tan incompetente que no puede tener un enorme impacto si decide comportarse de otra manera. Ahí hay una magia, no tienes idea que a veces eres tú quien puede cambiar el mundo. Y nadie es tan poderoso que no se le pueda venir abajo el pedestal”.