¿Qué estás buscando?

Rodrigo Delgado: El chileno que encabeza el consorcio de universidades canadienses que promueve la movilidad entre Canadá y Latinoamérica

Desde su creación en 2011, CALDO ha asistido a más de 3 mil estudiantes Latinoamericanos para realizar sus estudios de postgrado en Canadá. En Chile, aún son pocos los que han decidido cursar su máster o doctorado en este país norteamericano. Delgado cuenta su propia experiencia como estudiante en Canadá y destaca las ventajas de este país bilingüe.

Después de 55 años, una mujer – y la tercera en la historia -, recibió el Premio Nobel de Física, la canadiense Donna Strickland, de la Universidad de Waterloo. Justamente, la “excelente calidad en la educación, con profesores líderes en distintas áreas de investigación, la tecnología, los recursos de primer orden a nivel mundial”, es el primer argumento para estudiar en Canadá de Rodrigo Delgado, director ejecutivo de CALDO, consorcio que agrupa a 10 universidades top de ese país, entre ellas, la casa de estudios de la doctora Strickland, quien ganó el Nobel por “su método para generar los pulsos de láser más cortos e intensos creados por la humanidad”.

Pero pese a que las universidades como la de Toronto – también miembro de CALDO – se encuentra Nº17 a nivel mundial, según el Center for World Universities Ranking (CWUR), los chilenos hasta el momento no han optado mucho por este país. ¿Por qué?

“Creo que hay un tema de falta de información, de historia y de relaciones. Muchas veces la referencia de los profesores en la universidad es fundamental y estos tradicionalmente se formaban en Estados Unidos o Europa. Canadá no era un destino tan conocido antes, lo que fue marcando una pauta. Eso está cambiando radicalmente. Hoy en día hay muchos más graduados de universidades canadienses que están trabajando en empresas y universidades chilenas, corriendo la voz del gran valor de Canadá”, explica el director ejecutivo.

Delgado cuenta como ejemplo la historia del microbiólogo Fernando Valiente-Echeverría, quien mientras era investigador postdoctoral de la Universidad McGill (Montreal), co-fundó en 2013 la Red de Investigadores Chilenos en Canad y actualmente profesor asistente de de la Universidad McGillCanadlidades asiOá (Redicec), activa agrupación que el 24 de noviembre realizará su coloquio anual en Ottawa, Canadá, con el apoyo de ChileGlobal (http://redicec.com). Actualmente, el doctor Valiente-Echeverría es profesor asistente en la facultad de Medicina de la U. de Chile y sigue vinculado con Redicec.

También destaca al doctor Emilio Alarcón, investigador principal del Instituto del Corazón de la U. de Ottawa (uOttawa). Este qu organizando  Ottawa, quien esterritorial en Chileidad McGillCanadlidades asiOímico de la Universidad de Santiago (Usach) está organizando el seminario “Presente y Futuro de la Ciencia en Chile”, que se realizará el próximo  9 de enero en la U. Autónoma, en Santiago (http://ecichilecanada.com/). “Emilio se da cuenta de que todavía existe poca relación entre investigadores chilenos y canadienses. Está convencido de que hacer este tipo de actividades son importantes para la promoción y difusión de Canadá como destino de estudios”, comenta el director ejecutivo.

Cuando Rodrigo Delgado estaba por finalizar ingeniería comercial en la Usach, optó por realizar en 1996 un programa de intercambio en la Universidad de Quebec, en Montreal. Al finalizarlo, se convenció “ciento por ciento que tenía que volver a Canadá”, cuenta. Y añade: “Terminé el pregrado, trabajé seis meses y regresé. Perfeccioné mi inglés y luego se dieron situaciones que me fueron vinculando con Canadá”, entonces sonríe porque resulta que se casó con canadiense. Volvió a Chile y hace siete años regresó a Canadá para cursar su MBA en la Universidad de Ottawa, otra de las casas de estudio perteneciente a CALDO, entidad que trabaja no sólo con estudiantes chilenos, sino que también de Brasil, Colombia, Ecuador, México, Paraguay, Perú y Uruguay.

El segundo argumento de Delgado para estudiar en Canadá es “el costo de vida y de la educación, los cuales son tremendamente abordables”.  En efecto, CALDO tiene un acuerdo con la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt), que gestiona las Becas Chile, para que los estudiantes de postgrado nacionales que acceden a la beca de este programa, paguen como los locales. En general, las universidades internacionales cobran anualidades más caras a los estudiantes extranjeros. Sin embargo, CALDO, a través de sus acuerdos de cofinanciamiento con agencias gubernamentales en América Latina, logra establecer matriculas diferenciadas para programas específicos en áreas de investigación y de postgrado (tuition fees differential exemption).

“Esto es un beneficio bien importante. Además, cuando los estudiantes vienen a través de estos acuerdos, también los apoyamos en todo el proceso de búsqueda de la mejor universidad para sus programas de interés y dónde están los investigadores que pueden trabajar con ellos. Ofrecemos todo un proceso de advisory para encontrar el mejor fit de acuerdo sus intereses”, explica el director ejecutivo. Desde su creación en 2011, CALDO ha asistido a más de 3 mil estudiantes Latinoamericanos para realizar sus estudios de postgrado en Canadá.

Delgado además menciona otra serie de beneficios de estudiar en Canadá, como la seguridad y calidad de vida. Según el informe de 2018 del Economist Intelligence Unit sobre las ciudades más vivibles, ubicó a tres ciudades canadienses entre las 10 primeras a nivel mundial: Calgary, Toronto, Vancouver. Además, destaca la multiculturalidad y la diversidad: “Ingresar a una sala de clases es como entrar a las Naciones Unidas, con gente de diversas partes. Es muy rico desde el punto de vista del aprendizaje, de cómo abordar un problema, cómo se visualiza una situación desde un background totalmente diferente”, destaca. También menciona el bilingüismo del país (francés e inglés). De hecho, Delgado trabaja en Ottawa – que es bilingüe, pero mayoritariamente inglés -, pero vive 8 kilómetros al norte, en Gatineau, ciudad francófona. “Por eso acá es súper normal que la gente hable 3 ó 4 idiomas”, comenta.

“Canadá es un lugar extraordinario y las universidades canadienses ofrecen de todo y para todos, lo que lo transforma en un lugar diverso y acogedor. Se integran muy fácilmente los extranjeros, sobre todo los latinoamericanos. Canadá es una súper buena opción, y lo digo con confianza, porque fue lo que me toco a mí”, finaliza Delgado.

Pertenecen a CALDO las universidades de Alberta (Edmonton, Alberta), Calgary (ciudad del mismo nombre, en la provincia de Alberta), Dalhousie (Halifax, Nueva Escocia), Laval (Québec), Ottawa (la capital canadiense), Queen’s (Kingston, Ontario), Saskatchewan (nombre de una de las 10 provincias canadienses, exactamente en la ciudad de Saskatoon), Toronto (capital de la provincia de Ontario), Waterloo (Waterloo, Ontario) y Western (London, Ontario). www.caldo.ca