Sebastián Baeza, Geógrafo: Un lazo entre la geografía, los negocios y los videojuegos

El geógrafo chileno se encuentra hoy en Manchester trabajando en una investigación doctoral donde mezcla sus dos grandes intereses: las redes globales de producción y el mercado de los videojuegos en Chile. De esto y de la importancia del trabajo en redes hablamos en su reciente visita al país.

Sebastián Baeza (28) siempre tuvo interés por el estudio de la Geografía, motivado por una tía de la misma profesión. “Decidí entrar a Geografía en la Universidad Católica. Con el paso del tiempo me interesé en la investigación y empecé a hacer ayudantías de cátedra, además de colaboraciones dentro de la academia”, recuerda.

Trabajando en eso, Baeza llegó a ser ayudante de un proyecto Fondecyt que estaba ligado a las industrias minera y forestal, relacionado al comercio internacional con Asia. De ahí salieron un artículo y un libro, donde describe la relación comercial entre nuestro país y Asia. Mientras desarrollaba este proyecto también trabajaba en su master en Gobernanza de Riesgo y Recursos Naturales, parte de un programa especial de la Universidad de Heidelberg, en el centro de estudios que la universidad alemana tiene en Santiago. Un tema que impulsó la actual investigación de Baeza, como parte del doctorado en la Universidad de Manchester (Inglaterra).

Su tesis aborda el mercado de los videojuegos en una industria como la chilena, y se titula “Jugando Juegos con el Sur: Redes globales de producción del mercado de los videojuegos en Chile”.

“Siempre me dediqué a las industrias extractivas, pero trabajando para la academia. Investigando sobre las relaciones comerciales con Japón fue que me interesé en el campo de los videojuegos, primero porque siempre estuve ligado a ellos, desde chico me encantaba jugar y creció mi curiosidad por el tema del conocimiento, la creatividad y cómo generar valor a través de ella”, comenta.

Decidió estudiar esta área desde una perspectiva geográfica. ¿Cómo? Analizando en el fondo el funcionamiento del mercado nacional, y cómo las empresas chilenas hacen negocios en el extranjero, pero sobre todo cuál es la posición de nuestro país en el mercado global. “Siempre he creído que existe un potencial importante que permite que empresas hoy puedan llevar sus productos al extranjero, que exista el interés del Estado por promover este tipo de iniciativas, para mí ese era un fenómeno que me llamó profundamente la atención”, afirma.

En el caso de su trabajo actual, el chileno resalta tres hipótesis en las que se basa su estudio, y que cree que pueden ser de gran valor para la industria nacional. La primera de ellas habla de la repetición de esquemas de dependencia que son muy propios de la industria extractiva, considerando las características de Chile, que se basa principalmente en la extracción de recursos naturales, y si esos efectos del mercado global se replican en el caso de los videojuegos.

Este punto tiene que ver con las características legales que permiten un ecosistema de desarrollo empresarial en este tipo de industrias del conocimiento y la transferencia de éste ligada al sujeto participante.

Por otro lado, habla del trabajo emocional, las motivaciones en la creación de videojuegos, particularmente desde el sur del mundo, y cómo eso impacta las temáticas de los juegos. Y finalmente, el tema cultural, donde investiga cuáles pueden ser las barreras culturales que impiden acceder al mercado internacional en comparación a Europa y Estados Unidos.

Aristas que se pueden ver enriquecidas gracias al trabajo en redes como ChileGlobal, redes que Baeza considera de gran importancia para que exista el espacio en el que otros becarios puedan conocerse y compartir conocimiento que beneficie a la academia, además de generar lazos entre profesionales que se encuentran en etapa de perfeccionamiento en el extranjero. “Creo que es un aporte para los que estamos aquí, y para los que tienen ganas de postular a becas y ser un aporte para nuestro país”, concluyó.

Compartir:

Comentar: