Noticias

Chile, el anfiteatro del Universo

Miércoles, julio 17, 2019

Columna de Constanza Cea, Directora Ejecutiva Fundación imagen de Chile en LaTercera.com

Captura de pantalla 2019-07-17 a la(s) 15.35.03

Hace algunos días, los ojos del mundo estuvieron puestos en nuestros cielos. Gracias al eclipse solar, más de 350 mil personas de todas las nacionalidades viajaron al norte de Chile para observar este evento astronómico desde la principal ventana al Universo. Más de seis mil publicaciones alrededor del mundo en medios de comunicación contaron la historia de este fenómeno ocurrido en nuestro territorio. The Washington Post resaltó que Chile es “la capital de la astronomía mundial”, por su parte, The Guardian, señaló que en Chile están ubicados los telescopios más poderosos en la tierra y que ese hecho lo convierte en un centro de astronomía global. El canal chino CGTN, mencionó que “Chile se está proyectando como el centro de observación del universo”, mientras en Brasil, Globo realizó una transmisión especial en varias plataformas para la cobertura del eclipse. La prensa extranjera fue tajante: Chile tiene los mejores cielos del mundo.

Nuestra capacidad de observar las estrellas, de encontrar respuestas sobre el futuro, nos distingue. Las estrellas son parte de nuestro ADN, de nuestra bandera y de nuestra imagen país. Así lo indican nuestros estudios. En 2016, realizamos un estudio sobre “Astronomía y Marca País”, que observó que un 52% de los entrevistados piensa que conocer sobre astronomía es importante y que un 84% cree que Chile podría ser reconocido a nivel internacional por tener los mejores cielos del mundo.

Todo lo anterior le otorga a Chile un posicionamiento sólido, que difícilmente podrá ser disputado por otros países en el mediano o largo plazo, y la naturaleza nos regala una temporada de nuevas oportunidades para demostrarlo. Al eclipse del norte se suma el de diciembre de 2020 en la Araucanía y el del 2021 en la Antártica para seguir relevándonos como un lugar privilegiado para el descubrimiento del espacio y para el desarrollo de la ciencia. La naturaleza nos premia, tal vez es su forma de agradecer la preocupación que les estamos empezando a dedicar.