Noticias

Proyecto de energías renovables innova aprovechando singularidades del territorio chileno

Lunes, agosto 28, 2017

Espejo de Tarapacá, impulsado por la empresa chilena Valhalla, contempla la construcción de una central hidráulica de bombeo de 300 MW en el desierto de Atacama, el más árido del mundo, que utiliza agua de mar y se alimenta de energía solar. De este modo, consigue generar energía limpia y libre de emisiones las 24 horas del día los 7 días de la semana.

Proyecto de energías renovables innova aprovechando singularidades del territorio chileno

Chile no sólo es uno de los países que presenta la mayor radiación solar del planeta, lo que ha permitido que se nos reconozca como la “Arabia Saudita solar”, sino que también es el que ha tenido una mayor expansión en la materia en el último tiempo, lo que llevó a que Al Gore lo describiera como una ‘inspiración’ para el resto del mundo.

El enorme crecimiento de este tipo de energía, y también de la eólica, impone el desafío de gestionar su entrada masiva a la red eléctrica, dada su principal limitante que es la intermitencia (sólo funciona cuando hay sol o viento). Es aquí donde el almacenamiento aparece como el siguiente paso que la industria energética debe dar y, en Chile, ya existe un proyecto que lo aborda a gran escala. Se trata de una iniciativa de la empresa Valhala, que fue dada a conocer en una conferencia de prensa organizada por Imagen de Chile.

En la oportunidad, Juan Andrés Camus, socio fundador y CEO de Valhalla, entregó los detalles de “Espejo de Tarapacá”, la primera central hidráulica de bombeo de gran escala en Chile que contribuirá a posicionar al país en la vanguardia del desarrollo sostenible a nivel mundial. Así, ubicada a 100 kilómetros al sur de Iquique, constituye una alternativa para viabilizar las Energías Renovables No Convencionales (ERNC), al garantizar un suministro de energía limpio, económico y constante.

“Lo que estamos haciendo es optimizar la geografía chilena, que nos otorga realmente las mejores condiciones a nivel mundial, que hacen que el costo de una central de bombeo sea el 40% de lo que costaría en otras partes del mundo. Por lo mismo estamos convencidos que Chile puede convertirse en una potencia energética a nivel mundial, basada en energía limpia, económica e infinitamente abundante, por lo que tenemos un gran compromiso por desarrollar este proyecto que cambiará la cara de la matriz energética chilena y del norte grande”, señaló Camus.

Myriam Gómez, Directora Ejecutiva de Imagen de Chile destacó: “Los avances registrados en el uso de las energías renovables son un tema clave para el crecimiento de Chile y su proyección internacional. En este sentido, contar con una matriz centrada en recursos sustentables, permiten que nuestra imagen país figure positivamente en el extranjero”. Asimismo agregó: “Cabe destacar que recientemente nuestra nación fue elegida como el mejor país de Latinoamérica y el Caribe en términos de innovación, según un estudio realizado por la Universidad Cornell, la escuela de negocios Insead y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (dependiente de la ONU)”.

Este proyecto, que espera comenzar su construcción a comienzos del 2018 y estar operativo durante el año 2021, ya cuenta con la Resolución de Calificación Ambiental favorable, aprobada por unanimidad, y acuerdos de asociatividad con las organizaciones representantes de la Caleta San Marcos, comunidad más cercana al proyecto, que comprometen aportes en las distintas etapas del proyecto, enfocados en contribuir al desarrollo local.

¿Cómo funciona?

Durante el día, cuando existe abundante energía solar, la central bombea agua de mar a la parte superior de un farellón costero (sobre los 600 metros de altura sobre el nivel del mar), utilizando energía solar, la cual se acumulará en concavidades naturales que se encuentran en la parte superior. Durante la noche, la central reversa los flujos y la columna de agua baja, produciendo electricidad al pasar por las turbinas, al igual que una central hidráulica tradicional.

De esta manera, ofrece energía limpia y constante (las 24 horas al día los 7 días de la semana), superando la principal limitante de las ERNC: su intermitencia, y generando un importante aporte a la lucha contra el cambio climático.

Su principal particularidad es la combinación de las mejores condiciones del mundo para la producción de energía solar y para el almacenamiento de energía a gran escala, debido a las características geográficas excepcionales y únicas del Desierto de Atacama: un farellón costero de gran altura, muy cercano al mar, y con concavidades naturales en su parte superior que permiten almacenar agua de mar sin la necesidad de construir represas. Lo anterior, minimiza el impacto ambiental y reduce de manera significativa los costos de construcción, lo que le permite al proyecto competir directamente con otras fuentes de generación convencionales y, al mismo tiempo, ser un aporte sustancial a los esfuerzos para disminuir las emisiones contaminantes de nuestra matriz eléctrica.

Video del proyecto: vimeo.com/170171828

SOBRE VALHALLA

Valhalla es una empresa chilena que nace en el año 2011 y que tiene como objetivo contribuir al desarrollo de un sector eléctrico renovable, competitivo, respetuoso con las comunidades y pionero a nivel mundial en soluciones contra el cambio climático.
La compañía fue fundada por Juan Andrés Camus y Francisco Torrealba, motivados por generar profundos cambios en la matriz energética de Chile, alineados con la agenda energética nacional y con los desafíos mundiales sobre el cambio climático.